ADICCIONES

Cuando hablamos de abuso de sustancias , hacemos referencia al consumo perjudicial de drogas, es decir, a un uso que, tanto en cantidad como en las circunstancias en que se consume, supone la aparición de diversos problemas relacionados con dicho uso, tanto a nivel personal como de pareja, laboral y/o social.

Cuando se habla de drogodependencia , hablamos de un consumo periódico de una sustancia. Este consumo se caracteriza por:

-Un deseo dominante para continuar tomando dicha droga y obtenerla por cualquier medio.

-Tendencia a aumentar la dosis.

-Se produce una dependencia física y generalmente psíquica, apareciendo síndrome de abstinencia cuando se retira el consumo.

-Tiene efectos negativos para la persona que consume la droga y para su entorno.

Opiáceos (heroína, morfina, etc.), psicodepresores (barbitúricos benzodiacepinas, etc.), alcohol, psicoestimulantes (cocaína, anfetaminas, etc.), cánnabis, drogas de diseño, etc., son algunas de las drogas de consumo más frecuente.

Sin embargo, cuando hablamos de adicciones también podemos referirnos a las llamadas adicciones sin drogas , en las que no existen sustancias cuya química esté directamente relacionada con el abuso y dependencia, sino que se trata de problemas cuyas características peculiares permiten hablar de patrones de conducta típicos de una adicción. Cada día, parecen surgir nuevas adicciones en este sentido, y así se habla de problemas de adicción al sexo, al teléfono móvil, a internet, juego, etc.